Tarot y astrología

Hay personas que son verdaderos “alquimistas del alma”, como los tarotistas y videntes más prestigiosos que recomendamos en nuestro blog. Muchas cuestiones que tienen que ver con el tarot, tienen que ver con la intuición, los dones del espíritu. No se perciben de forma física, sino con el corazón, sintonizando con el alma, con el interior, meditando.

Nuestro único compromiso debe ser vivir, y tratar de encontrar un espacio para nosotros mismos, no olvidarnos de amarnos a nosotros mismos, porque cuando uno se ama a sí mismo es cuando puede repartir amor. El Tarot es una herramienta sagrada para mí. Durante tantos años ha sido ridiculizado y mal utilizado… pero todo tiene una motivación. En realidad, la conciencia de los últimos años en el mundo, parece que ha habido un cambio energético, favoreciendo a la mujer, al amor, a los dones del corazón.

El tarot quizá ha sido muy abusado durante mucho tiempo, se ha hecho mucho dinero abusando del tarot. Pero en este mundo, no hay sólo negro y blanco, y para conocer lo bueno, a veces hay que conocer tambien lo malo. El tarot de la “vieja conciencia” tal vez haya sido materialista. Pero el tarot de la nueva conciencia va a ser diferente, porque está conectado con el corazón.

El tarot de la nueva conciencia

El nuevo tarot está conectado con la voluntad del individuo, con el amor de todos nosotros, y debe verse desde un punto de vista de unión. El tarot, al ser una herramienta de luz, de conexión, debe tener en cuenta la conexión con la tarotista. Si una tarotista y el consultante no tienen conexión, entonces no podrás saber nada. Quien dará información buena, será la tarotista con la que tengas una conexión suave, amorosa, con sintonía. A través del tarot entonces un tarotista podrá ver su interior, sus pensamientos, sus intenciones (y también la de otras personas). Por eso, es necesario dejar esa rotura de unidad.

El tarot, al entrar en esta nueva era, y yo predigo que va a tomar una importancia relevante, casi tanto como lo puede tener los métodos de sanación alternativos… el tarot se mueve en los arquetipos del alma, por lo que para algunos incluso existe una taroterapia. Ya es el momento de darle ese momento sagrado.

Hace poco se empezó a aceptar más el tarot. Para los niños, hasta los 11 años no hay juicio, se tiene por axioma lo dicho por los padres, pero a partir de esa edad se desarrolla la personalidad y las personas empiezan a tener su propio mundo. Hay que aprender a respetar esa individualidad del ser humano, pero también hay que ver que además de esa individualidad de mente, también existe el alma y el espíritu dentro de las personas. Y según el tarot, hay un inconsciente colectivo, que se expresa a través de arquetipos que se reflejan a través de imágenes. No es algo que esté oculto en realidad, el tarot no oculta nada (es clarísimo).

El tarot actual están muy bien dibujados desde que el Tarot Rider-Waite se puso de moda en 1910 y contiene 78 arcanos. Siempre se rigen a través de las imágenes, tan penetrantes que se revelan en nuestro inconsciente. Cuando una persona ve las cartas, se le pueden hacer conocidas. Uno siente una cierta relación con las cartas, porque fueron creadas para revelar la videncia del ser humano en la Tierra.

Nosotros somos almas, de diferentes lugares, seres de luz, que cuando venimos a la Tierra venimos para experimentar y desarrollarnos espiritualmente, a encontrar otra vez la totalidad. Después de la vieja era, el nuevo tarot nos ayuda a luchar con esas cosas que tenemos en nosotros que tenemos que verlas sin la mente, sin nuestra personalidad. De algún modo, cuando nacemos y crecemos, vamos creciendo espiritualmente hasta un momento en el que, parece ser que debemos desaprender lo aprendido, porque si no, chocaremos por todos lados, a tener crisis. Esto se debe a que no se debe seguir viviendo en la idea de la separación. No se puede encontrar la felicidad en soledad.

La numerología, el tarot, la misión de vida (las tres cartas personales del tarot), la astrología, son herramientas para superar los problemas de nuestra vida, y posteriormente nos dará consejos.

El tarot, cuando se ve desde esta manera de ayuda, desde el punto de vista de la paz, de estar bien con uno mismo, de amarse a uno mismo y aceptarse y aceptar a los demás, obviamente es algo precioso. Cuando vemos el tarot como una herramienta para ayudar a las personas, vemos que realmente somos buenos tarotistas, que decimos la verdad, que hablemos con el corazón. Seguro que así a ninguna persona le faltará felicidad.

Cuando una persona se ve conectado, con otros, comprendes muchas cosas.

El destino se puede cambiar. La carta astral puede estar reñida con la astrología, pero las cosas cambian mucho en esta nueva era, porque las personas, cuando empiecen a expandir su conciencia, dejarán de crear karma porque estarán contentas en su visión. En ese estado es cuando se empieza a cambiar el destino, a fabricar un nuevo destino.

El tarot nos da revelaciones, a personas con experiencias místicas, de modo que cuando la conciencia se abre, el destino es tuyo.

Para ello, no dudes en contactar con buenas tarotistas con las que conectes. El azar no existe.