Tarot y autoconocimiento

El tarot es una herramienta de autoconocimiento y no sólo un oráculo adivinatorio o mántico. En el siglo XII se empezó a extender el conocimiento del tarot a través de las primeras impresiones que se hacían del mismo. Sin embargo, su origen no es conocido a ciencia cierta, si bien procede de pergaminos sumerios y textos egipcios. La nueva configuración del tarot viene del S. XII de nuestra era. Esta nueva forma de ver el tarot, suele ser a través del Tarot de Marsella, con 78 cartas.

Esta herramienta de autoconocimiento, a través de los tarots, debe entenderse como un lenguaje óptico. El maestro Jodorowsky, a través del libro La vía del tarot, habla del tarot como un lenguaje óptico, que habla a través de imágenes con nuestro alma. Gracias a buenas tarotistas puedes conseguir lo que te propongas siempre.

Lo que debemos entender de éste oráculo es que es un mapa psíquico que describe, a través de imágenes (los arcanos mayores y menores), el esquema de ordenación álmica del ser humano. Los arquetipos han estado simbolizados a través del tarot. Por ejemplo, la carta de la Muerte, el Diablo, son eternos, representan esquemas psicológicos de la humanidad. Durante toda nuestra historia como especie, hemos almacenado ésto en el inconsciente colectivo y cada cultura lo ha descrito según sus formas, usanzas, entendimientos, religión… El tarot por tanto no es una herramienta para decirte si vas a conocer el amor de tu vida, si vas a cambiar de trabajo, si vas a tener otras opciones creativas en tu vida. Es un espejo del alma, que describe a través de las imágenes partes de nosotros mismos. Todos somos una madre por dentro, o un padre, los estados internos, arquetipos… y vivimos a través de ellos aún sin darnos cuenta.

Cada carta permite conectarnos con los estados internos del ser. Algunas personas describen al tarot como un libro de autoconocimiento, pero no viene con páginas sino con imágenes.

Debe entenderse por tanto como una herramienta para predecir el futuro, pero también una herramienta para entendernos más a nosotros mismos, que nos guiará en nuestro sendero de vida.

Actualmente, en montones de ferias esotéricas, cafeterías, hay personas que ofrecen lecturas de tarot como un juego. Pero ésto no debe ser así, a nivel psíquico consultar así el tarot puede no ser sano. No obstante, el tarot debe entenderse como una herramienta que utilizan las tarotistas para ayudar a las personas. Una de las mejores formas de utilizar el tarot por tanto es a través de lecturas de tarot telefónica, y para ello os recomendamos tarotistas y videntes profesionales.

El tarot es un camino iniciático, que nos servirá para ver inquietudes de nosotros mismos. Dentro del tarot hay unos dibujos que representan aspectos de la naturaleza humana. Por ejemplo, entender a la pareja, cartas que representan el mundo inconsciente, cartas con mala publicidad como la Muerte, que originan miedo en las personas, pero que al entender mejor la carta habla de transformación. Los estudios de Carl. G. Jung estudió todo y explicó que las cartas además modifican su significación a través de las cartas que hay alrededor. Las cartas del tarot pueden ser sanadoras, esclarecedoras, terapéuticas, porque cuando un tarotista le da forma a lo que está en el mundo metafísico, es más fácil que la parte inconsciente toque la parte consciente.

Cada persona proyectará en las cartas su bagaje consciente e inconsciente; a veces unas cartas salen en ciertas etapas de tu vida y provocan una serie de reacciones que en otro momento de tu vida no lo harían. El tarot no es literal, es un arte mántico y de autoconocimiento. Al consultarlo, nos estamos explorando a nosotros mismos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *